Estrategias

 

Siendo la Faja Petrolífera del Orinoco un eje de desarrollo para el país, se espera que ésta siga un modelo de desarrollo sostenible, ajustado a un escenario futuro de cambio climático, mayor densidad poblacional y mayor pérdida de la biodiversidad. Con el fin de evitar y mitigar los impactos esperados, se han elaborado una serie de estrategias para ser aplicadas, en principio, en las áreas que se han definido como prioritarias para la conservación y el manejo. Las estrategias propuestas se pueden agrupar en 4 aspectos relevantes:

 

Normativa Legal y Ordenamiento: incorporación de las áreas prioritarias definidas dentro del marco legal existente, o dentro del Sistema de Áreas bajo Régimen de Administración Especial (ABRAE). De igual manera, se plantea la revisión y la formulación de regulaciones para actividades como la forestal, la agropecuaria, la extracción de hidrocarburos, la construcción de obras viales, la pesca, entre otras, que puedan suponer una amenaza para la biodiversidad si se realizan sin ningún tipo de control.

 

 

 

Educación: brindar conocimiento y concientizar tanto a las comunidades como a los trabajadores, asociados a los distintos rubros que se explotan en el área, sobre la importancia de la biodiversidad en la zona, el efecto que tienen sus actividades, la normativa legal vigente, entre otras cosas.

 

 

 

Investigación: monitoreo de la calidad del agua, así como la evaluación de impactos asociados a actividades de construcción de infraestructura y explotación de recursos. De igual manera, se toma en cuenta la elaboración de estudios que amplíen el conocimiento sobre la biodiversidad y su estado de conservación. La finalidad de esto es poder actualizar los planes de desarrollo existentes, generar proyectos que promuevan la protección y recuperación de ecosistemas prioritarios, así como la elaboración de planes para mitigar o generar medidas compensatorias ante impactos ocasionados por las actividades económicas presentes en la zona.

 

 

Participación y entrenamiento: involucrar a los diferentes actores en los planes de protección y conservación de las ABRAE y los ecosistemas priorizados. Se busca que las personas participen activamente en la contraloría, planes de conservación y siendo más conscientes en la manera en que usan los recursos. De igual manera, se espera que las empresas y el estado colaboren suministrando recursos a estos proyectos, así como realizando un mantenimiento oportuno y adecuado a las instalaciones que dependen de ellos; de esta manera se fomenta la prevención de impactos ocasionados por actividades humanas. Si quieres información más detallada sobre las estrategias propuestas, revisa nuestro libro de Actividades y Oportunidades Laborales.